No te duermas (1998-2003) / Don´t be asleep

     La serie de las camas, originada en 1998,  a pasado por varios estadios se a mecido entre la pura expresión y la racionalidad más absoluta. A partido del juego y del erotismo para asentarse en el pensamiento y en la problemática filosofica del ser.

     Color , textura e imagen se amalgaman extraordinariamente con la idea. Imagen y concepto construyen un todo. Lo racional dado por la sequencia , el orden y por el esquema de cama generado por computadora se unen con el color, la pincelada  y la gestualidad del trazo .

     La textura parece ser una sabana., esta cubre pero a su vez deja ver que tiene por debajo, como en la obra de Cristo. Otras citas podian ser, en especial en sus ultimas obras y desde  distintos puntos de vista, el desnudo bajando la escalera de Duchamp (1921) y las Instruction painting  de Yoko Ono (1969).

     En los trabajos iniciados en el 2000, Parece alejarse de ese espacio analitico, para ubicarse o paseaerse por el exterior,  exterior que màs que ser afuera es espacio y ambiente.

     Sus camas se mueven, se tuercen, se sacuden. Hablan. Dicen frases despojadas de tiempo y espacio circunstanciales, frases que son instrucciones: no te duermas , search, be, search, etc. Aquí podriamos encontrar relacion con la espiritualidad y el pensamiento Zen, una de cuyas  principales referencias se halla en la utilizacion de palabras y frases que tienen una afinidad afectivo-compositiva con los  koan japoneses. Texto e imagen se potencian  y complementan.

     Thornton parece preocuparse por los trayectos y los recorridos, deja de lado principios  y fines, salidas y llegadas, nacimiento y muerte para centrarse en el devenir,  en un devenir no futuro sino mas bien infinitamente presente.

Nos induce a formular sugestivas interpretaciones de intencion y significado, en parte derivadas de la alteración semántica y construcción del texto y en parte originadas en la imagen, secuencia  y gesto .

     La obra se transforma en un territorio, mental, conceptual, estetico al que el artista pone unas sencillas señales de dirección, acaso para orientar los recorridos mentales de los espectadores, visitantes ocasionales que se aventuran por estos espacios interiores.

 

Eduardo Pellejero

Buenos Aires,  marzo de 2000.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now